The Dorados y Phil Rocker: Volviendo a las raíces del blues

Las raíces del rock and roll brotan nuevamente de la tierra paisa. Felipe Ossa es uno de esos personajes de la ciudad y del país, que ha querido apostarle a experiencias sonoras que conecten con los precursores de este género, desde propuestas musicales que entre las décadas de 1950 y 1960 representaron, sobre todo, a las razas ‘blancas’ y ‘negras’: el rockabilly y el boogie-woogie, jam y delta blues, respectivamente.

Éstas se reflejan en las bandas que lidera, The Dorados y Phil Rocker, en las que trae las raíces del blues y el rock and roll, imprimiendo el sello colombiano en cada canción compuesta e interpretada. “Nuestro rock and roll, nuestro blues, nuestro rockabilly suena igual a algo que se hace en Estados Unidos o en Europa, pero tiene una particularidad: de repente se puede salir la síncopa cumbiera o algún grito vallenato, eso es innegable”, cuenta Felipe.

The Dorados

Para diferenciar una propuesta de otra, ha contado con su gran amigo, Santiago Lopera ‘Santtos’, además de otros músicos que ayudan a redondear cada sonido característico de cada banda. “Santtos ha tenido un gran crecimiento en The Dorados, pues empezamos a tocar con bajo eléctrico, hasta llegar al contrabajo, que es lo que realmente propone el rockabilly. La diferencia sustancial es el color de la música; en el rockabilly estamos buscando más cercanía con el primo blanco del blues, con todo lo que se hizo en las montañas Apalaches, el bluegrass, el hill billy, el country; en Phil Rocker queremos recoger todo el afro de ese primo del blues: el boogie, lo que hizo Johnny Hooker en Detroit, el jam blues, la onda del Chicago Blues con Chess Records, con un sonido más raudo, crudo, más madera“, dice Felipe.

Algo particular en Felipe, el líder de estas bandas, es que no solo vive el blues mientras está en una tarima, sino que también es su estilo de vida. “En mi casa, tal como me subo al escenario a cantar, con mis camisas bolicheras y mi copete engrasado, así mismo voy a recoger a mi hijo al colegio y a mercar. Cuando se es apasionado, se es consecuente con lo que se hace y lo que se dice; en mi caso, es una pasión por la época de los vinilos y los autos clásicos, las guitarras y los métodos de producción en las décadas de 1940 y 1950. También creo en la libertad y, por eso, en mi casa no condiciono a mi familia para que viva igual que yo”.

Sabiendo que la raíz de la música interpretada en The Dorados y en Phil Rocker -que también va tomando fuerza en escenarios fuera del país- viene de Estados Unidos, han contado con presentaciones a nivel internacional, mostrando también su concepto innovador incluyendo los sonidos colombianos en sus canciones. “Son proyectos que nos han llevado a México dos veces; nos ha llevado a tocar en el 2014 en la Ruta 66, al oeste de Estados Unidos, en el festival Rockabilly on the route, siendo la única banda hispanoparlante y que puso el nombre de Medellín y Colombia en carteles, al lado de bandas de Japón, Europa y de todo Norteamérica que llevan 30 y 40 años de carrera, eso nos llena de experiencia”.

Si bien en Medellín hay cierta nostalgia por lo que sucedió en el aspecto musical en décadas atrás, según Felipe, en la escena de la ciudad hay sonidos más arraigados como el punk y el metal, pero hay una serie de colectivos que están haciendo que el blues y todas sus vertientes vuelvan a ser una pauta sonora, incluso, del país. “Tengo que mencionar a personas como Santiago Monsalve, que con el Medellín Blues Festival está haciendo cosas muy importantes no solamente en nuestra ciudad, sino también en Colombia; Carlos Elliott Jr. nos ha puesto un parangón muy importante, pues también ha representado a Colombia en Estados Unidos. Los que venimos trabajando, hemos promovido nuestras bandas como marcas; no quiero sonar despectivo ni decir que la música es un producto, pero el tema empresarial en la música es innegable”, cuenta Felipe, al hablar del mercadeo musical como un aspecto importante para darse a conocer en el medio.

Mientras que Felipe trabaja en Phil Rocker con una nueva producción discográfica, continúa promocionando su primer EP, Viva Bop, lanzado en octubre de 2014, llevándolo a bares y discotecas dentro y fuera de Colombia e, incluso, sonándolo en emisoras especializadas de México y Los Ángeles. “Viva Bop es una mezcla de mis raíces cumbieras y tropicales con el boogie; una canción como Latin boogie hace esa propuesta. El Viva Bop es un agradecimiento que le hice a la vida y a Dios, porque creo que soy bendecido por tocar música y sobre todo, por hacerlo con gente tan buena, como Santiago Lopera y Reinaldo Tobón en la batería. Viva Bop es un canto a la vida y una invitación a disfrutar de ella”.

Durante todo noviembre, Phil Rocker estará de gira por Georgia, en el festival Hells on wheels;en Charleston, en un festival de rockabilly; y en Ciudad de México ofreciendo experiencias sonoras hechas en Medellín. “Somos un producto muy atractivo porque cantamos en ambos idiomas y porque venimos de un país latinoamericano, eso nos hace diferentes a lo que se está ofreciendo comercialmente en Norteamérica”. Aquí, una muestra de la propuesta de The Dorados y Phil Rocker.


Somos una plataforma de convergencia comunicacional y gestión musical independiente enfocada en artistas de Medellín, Colombia e Hispanoamérica.

© HagalaU ¡No pase de lago!